A diferencia de otros estilos de Yoga la clase de Bikram es un gran ejercicio cardiovascular.

Las posturas que constituyen la primera mitad de la clase, son las más demandantes para el sistema cardiovascular y están diseñadas para elevar el ritmo cardíaco ⬆️ y generar un calor interno máximo.

Dandayamana Janusirasana

La frecuencia cardíaca máxima es 220 menos la edad para los hombres, 226 menos la edad para las mujeres. Trabajar en un 60 % de esa cifra te permitirá quemar grasa y movilizar las toxinas, en un 80 % por ciento te lleva al territorio cardio construyendo más fuerza y fondo.

Quiere decir que durante las posturas, puedes aumentar la frecuencia cardíaca para una mayor quema potencial de grasa ó para un mejoramiento del acondicionamiento cardiovascular.

Indicaciones para el practicante regular:

▫️Para llegar a la frecuencia máxima esfuérzate por mantener la postura inmóvil el tiempo indicado, siempre respirando normalmente, y concéntrate en la plena contracción de los músculos implicados en particular en la serie de equilibrio que requieren bloquear la rodilla.

▫️ Respira lento y profundamente (ejercicio aeróbico) para controlar el aumento del ritmo cardíaco, así fortaleces el corazón y los pulmones.

▫️ Al igual que en una carrera recuerda que nunca debes quedarte sin aliento durante la clase.
Si te fatigas o sientes dolor de cabeza, para un momento, descansa antes de seguir.

Mientras el músculo del corazón se fortalece, mas cantidad de sangre puede ser bombeada con cada latido. Por lo tanto, se requieren menos latidos para transportar el oxígeno a otras zonas del cuerpo.

A nivel cardiovascular obtienes los mismos beneficios de un corredor de fondo, pero sin desgaste muscular, sin moverte del sitio, ganando energía en vez de perderla.