1. Escucha con mucha atención y ejecuta las posturas con lo mejor de tu capacidad cada día. El cuerpo irá cambiando y tu mente tendrá cada vez más fuerza y más disciplina.
  2. No te impacientes.
  3. Confía en el proceso.