Un Bikramyogui termina lo que ha empezado, vuelve a intentarlo tras caerse, mantiene el enfoque, la concentración, acepta y sigue trabajando en su tarea. Desarrolla la capacidad para seguir adelante a pesar de los obstáculos, dificultades, frustración, o los propios deseos de rendirse.

En éstos tiempos de desánimo, más que nunca practicamos Bikram Yoga como forma de vida. Construimos el carácter dentro y fuera de la sala.

Pase lo que pase , perseverancia y Yoga.